La mayoría de fallecidos son adultos mayores



El informe del Ministerio de Salud sobre la pandemia de Covid-19 da cuenta de que la mayor parte de víctimas fatales proviene de la población de adultos mayores.

La directora nacional de Salud, Lourdes Moreno, explicó que de las 37 defunciones, 26 corresponden a personas de más de 60 años. Además, subrayó que, aunque algunos fallecidos tenían otras enfermedades crónicas, todos murieron por causa del Covid-19.

En relación a la cantidad de casos detectados, las autoridades de Salud detallaron que hay mil 475 casos acumulados, de los cuales, mil 207 están en observación domiciliaria y 221 están hospitalizados, de los que 69 están en las unidades de cuidados intensivos.

Mientras que el pediatra infectólogo y uno de los asesores de gobierno en este tema Xavier Sáez-Llorens dijo que abril será un mes “duro” y que en la tercera semana de este mes se verá el resultado de la cuarentena.

Sistema de salud trabaja a su máxima capacidad por virus

Como consecuencia del impacto del nuevo coronavirus en el país, el sistema de salud nacional, y sobre todo las unidades de cuidados intensivos, afronta un panorama por demás complejo.

Se enfrenta a un enemigo invisible y muy agresivo, que ha llevado a que la demanda de atención médica eventualmente sobrepase la capacidad que hay en el país.

El ejemplo más claro de lo que hoy ocurre es la unidad de cuidados intensivos del Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid de la Caja de Seguro Social (CSS), donde no hay espacio para un paciente más.

El director de esa entidad, Enrique Lau Cortés, subrayó que las 45 camas que hay en cuidados intensivos en el Complejo están todas ocupadas. Por tal razón, están habilitando otras 20 camas allí, para dar respuesta a los pacientes con coronavirus en estado grave de salud.

Incluso, Lau Cortés precisó que, de las 200 camas que tiene la CSS en todo el país para pacientes en cuidados intensivos, solo quedan disponibles 19.

“En caso de que tengamos que habilitar muchas más, lo haremos, pero el enemigo al que nos estamos enfrentando es bastante agresivo. Nosotros estamos haciendo todo lo que podemos, pero si la población no acata la cuarentena será difícil”, advirtió el funcionario.

La realidad es bastante parecida en las instalaciones del Ministerio de Salud (Minsa), donde hay otras 150 camas de cuidados intensivos.

No obstante, en el Minsa están apostando por las camas adicionales del hospital modular, que se construye en Albrook, en el corregimiento de Ancón. Allí habrán 40 camas para hospitalización y 20 camas para la unidad de cuidados intensivos. Además, se instalarán equipos de hemodiálisis portátiles para evitar el traslado de pacientes por su condición delicada de salud.

Los ventiladores

Julio Sandoval, miembro de la Comisión que busca frenar el Covid-19, detalló que en todo el país hay unos 500 ventiladores, que incluye los del Minsa, la CSS y los hospitales particulares, una cifra muy similar a las camas en cuidados intensivos y semintensivos.

Sin embargo, aclaró que con las compras que efectúa el Estado, en las próximas semanas el número de ventiladores duplicará el de las camas. Es decir 500 más.

Especificó que adquirirán 100 ventiladores mecánicos para ser distribuidos en todo el país, los cuales se sumarían a unos 500 ya existentes, y añadió que en el hospital modular de Albrook habrán otros 100 ventiladores para los pacientes que lleguen a requerirlos.

Mientras, el director de la CSS precisó que, en caso de que exista un déficit de ventiladores en las salas de cuidados intensivos, adaptarán cerca 120 ventiladores que están adheridos a las máquinas de anestesia.

“Nos tocará adaptar estos ventiladores a las camas de cuidados intensivos”, dijo.

Además de camas y ventiladores, las autoridades enfrentan la falta de insumos y de personal de salud.