Como no manejar una crisis


Escribo como un simple joven panameño preocupado por la situación que esta viviendo el país, y por la respuesta de sus autoridades y medios de comunicación. El Covid llego al país probablemente entre los meses de enero-febrero. Era responsabilidad de nuestros gobernantes tener la suficiente visión para tomar desde esas fechas las medidas para mitigar cualquier brote. Sobre todo porque vivimos en un mundo altamente conectado y este tipo de enfermedades son de alta expansión. Sin embargo, no se tomó ninguna medida necesaria y la fiesta continuó como si nada.

Durante los últimos días, hemos presenciado como se han ido tomando medidas de a pocos para al final decretar esta cuarentena obligatoria. Aplaudo la medida, pues es necesaria, pero debió tomarse hace semanas. Pudimos tomar de ejemplo a países como Corea del Sur, Japón o Singapur, que a pesar de encontrarse a poca distancia geográfica de China, lograron mitigar la crisis de manera rápida y efectiva.

Observando los últimos discursos presidenciales y de nuestras autoridades. Cómo es posible que se confunda a la población haciendo entender que es obligación de la banca privada y la Superintendencia de Bancos dar la mano a los panameños. La obligación es del gobierno, que debería sentarse con las entidades financieras para darles la facilidad (liquidez) de ayudar al usuario final. Hoy se necesita liderazgo de parte del MEF (cosa que no se ve hasta ahora) y atreverse a emitir toda la deuda necesaria para apoyar a la industria privada que es motor de la economía y generador de nuestra riqueza. En el país se necesitan 10 mil millones de dólares, o más, para poder asegurar al pequeño, mediano y gran empresario que contarán con la liquidez para continuar operando y mantener a sus trabajadores.

Al día de hoy no veo a ningún periodista haciendo este tipo de observaciones y el rol de la prensa es el de informar a la ciudadanía y de velar por sus interéses. El periodismo es parte fundamental de toda democracia, pero últimamente la calidad es muy mala. Les imploro que por el bien de la juventud y de nuestro país que ejerzan su rol de medio escrito líder y contraten periodistas de calidad que nos den análisis con carne, que nos hagan pensar.

El autor es ciudadano