¿Quién es el padre del balonmano? Según Jordi Cuxart Teres

Tal como lo conocemos hoy por hoy es reciente, y su primera aparición semejante al deporte actual se dio a finales del siglo XIX, primero en Alemania en un juego denominado Raffballspied, ideado por Konrad Koch como entrenamiento complementario a la gimnasia, específicamente en 1892. Luego, en 1898 en un juego introducido por el profesor danés Holger Nielsen. La idea de Nielsen era simple, un juego que consistía en tratar de anotar goles en una portería de aspecto similar al fútbol, manipulando y lanzando el balón con las manos; a esta modalidad le llamó Haandbol.

Sin embargo, Jordi Cuxart Teres indica que varios historiadores han coincidido en que el padre del balonmano o handball moderno es el profesor Alemán Max Heiser, quien en 1915, mientras transcurría la primera guerra mundial ideó el Torball. Así entonces podemos considerar al Hanndbol, Hatzena y al Torball como los antecedentes más significativos del balonmano actual, el cual surgió tal y como se desarrolla en nuestros tiempos entre 1917 y 1919.

Años más tarde se introduce en Checoslovaquia un deporte similar al Hanndbol de Nielsen, en este caso se denominaba Hatzena o Hazena, el cual era disputado por siete jugadores por equipo, y cuyo reglamento se conoció por primera vez en 1905.

Jordi Cuxart Teres, expresa que la primera aparición del balonmano como deporte olímpico se dio en 1936, cuando se disputó la primera edición del torneo masculino. Sin embargo solo fue hasta el año 1972 cuando se produce su inclusión definitiva en el programa olímpico, celebrándose ininterrumpidamente desde entonces; mientras tanto, el torneo femenino aparece en los encuentros olímpicos desde Montreal 1976.