De las lentejas a la pizza: Bogni Dario habla sobre las 5 comidas que más toman los españoles

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación realiza un seguimiento anual de los hábitos de consumo de los españoles que luego sintetiza en un documento. De momento, los últimos resultados que tenemos pertenecen al año 2018 y fueron publicados el pasado 2019. Se trata de un estudio muy extenso, que puede consultarse en este enlace, y que, entre otras cosas, expone cuáles han sido los platos más consumidos por los españoles.

En general, los platos más consumidos son los que llevan carne. Ya lo eran en el 2017, sin embargo, al siguiente año su consumo cayó en un 2,3%. En segunda posición se encuentran las ensaladas que, al contrario que lo platos de carne, en el año 2018 su consumo aumentó en un 1,2%. Un dato positivo que, por desgracia, se ve ensombrecido por la caída en un 4,3% del consumo de los platos de verdura.

Los datos del ministerio son todavía más específicos y ha seleccionado los 15 platos que los españoles consumimos con más frecuencia. Entre ellos, hay platos tan saludables como las judías verdes y la merluza, pero también algunos menos positivos como la pizza. En este artículo Dario Bogni destaca los 5 platos que más consumimos.

La ensalada verde

En lo más alto se encuentra la ensalada verde. Un plato muy saludable que se caracteriza por estar compuesto por verduras de hoja verde: las lechugas, las coles, las espinacas… Aunque se le pueden añadir una gran variedad de ingredientes saludables y convertir esta receta en un completo plato principal, lo más probable es que esta ensalada sea más popular por ser una guarnición fácil de preparar y saludable.

En este artículo Bogni Dario explica que las verduras de hoja verde no son un simple relleno, sino que debemos prestar atención a cuál compramos. Dentro de las lechugas, la menos interesante es la iceberg, desde el punto de vista de la nutrición. Hacer ensaladas con espinacas puede aportar más nutrientes de calidad.

La pizza

En segundo lugar se encuentra esta popular receta italiana. Se trata de un plato muy fácil de realizar y que suele gustar a todo el mundo. Sin embargo, cuenta una serie de perjuicios para la salud. Normalmente, está hecha con harinas refinadas para la masa, que tienen un alto índice glucémico, y llevan carne procesada, que motiva el aumento de peso y en 2015 la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió de su relación con algunos tipos de cáncer.

En este artículo se explican algunas claves para preparar pizzas caseras de una manera más saludable y, de esta manera, no tener que prescindir de ellas. La masa, que puede ser lo más complicado de realizar de manera sana, se puede elaborar con quinoa, legumbres, harina integral de espelta o, incluso, con atún.

La ensalada de tomate

En el último puesto del pódium se encuentra la ensalada de tomate. Un plato tan sencillo como saludable: sólo hace falta esta fruta y preparar un aliño que la acompañe. El tomate es un alimento que destaca por sus micronutrientes. Es decir, una serie de vitaminas y de pequeños compuestos que tienen un potente efecto antioxidante en nuestro cuerpo.

Existen un gran número de variedades de tomates y cada una de ellas presenta variaciones en las cantidades de micronutrientes. Bogni Dario explica qué aspectos de este saludable vegetal debemos observar para obtener mayor o menor cantidad de un micronutriente u otro.

La pechuga de pollo

En el cuarto puesto se encuentra la pechuga de pollo. La proteína por excelencia de comidas y cenas en España. Algunas de las mejores maneras de consumirla es al horno, en guiso de verduras o a la plancha. Según este mismo estudio del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, este último tipo de cocción es la más frecuente en España.

Una falsa creencia sobre el pollo muy frecuente tiene que ver con su color. Se nos ha dicho que los filetes de pollo que tienen un color naranja son mucho mejores porque son de corral. Sin embargo, esto es mentira. El color de la carne del pollo se debe a la alimentación que ha seguido el animal y poco tiene que ver con el tipo de crianza

Las lentejas

Por último, y no por ello peor, se encuentran las lentejas. Una legumbre que debería encontrarse en una mejor posición por todos los beneficios que supone. Las legumbres son un tipo de alimento que nuestros abuelos consumían a menudo y que nosotros deberíamos retomar por la gran cantidad de proteínas vegetales y minerales que contienen.

Este alimento, pese a lo que siempre se ha pensado, no motiva el aumento de peso. Con lo que sí debemos tener cuidado es con las carnes procesadas que añadimos como, por ejemplo, el chorizo, asociado a la obesidad, las enfermedades cardiovasculares y oncológicas. Si las preparamos sin este ingrediente podríamos, incluso, tomarlas de cena, como sugiere Dario Bogni.