Gabinete de Joe Biden, con rostros de era Barack Obama



En los primeros nombramientos de su gabinete, el presidente electo Joe Biden está dejando claro que favorece la capacidad y el centrismo y que no busca complacer a la base de izquierda de su Partido Demócrata aunque logró avances históricos para las mujeres y las minorías.

Al igual que Biden, muchos de sus miembros del gabinete sirvieron de segundos en el gobierno de Barack Obama (2009-2017).

Primeros nombres

Antony Blinken, nombrado como el próximo secretario de Estado, era subsecretario de esa cartera encargada de la diplomacia. Y Alejandro Mayorkas fue designado para dirigir el Departamento de Seguridad Nacional, donde había sido el número dos.

Jake Sullivan, quien ocupará el cargo de Asesor de Seguridad Nacional, sirvió en una capacidad similar a Biden cuando era vicepresidente, y Avril Haines, elegida para directora de inteligencia nacional, había sido la número dos en la CIA.

Janet Yellen, nominada para ejercer como secretario del Tesoro, fue elegida por Obama como la jefa de la Reserva Federal, pero Donald Trump se negó a proponerla para un segundo mandato.

Todos son respetados por sus competencias y su elección envía una señal de que Biden, al menos a través de su equipo, opta por una continuación más que una ruptura con los años de Obama.

Tras la presentación de Biden de su equipo para la diplomacia y la seguridad nacional, Blinken expresó: “Como dijo el presidente electo, no podemos resolver los problemas del mundo solos. Necesitamos trabajar con otros países, necesitamos su cooperación. Necesitamos asociaciones”, en una clara reafirmación de que al asumir su cargo buscará la cooperación internacional.

También compiten por los puestos más altos Michele Flournoy, quien ocupó altos cargos en el Pentágono bajo Obama, para secretaria de Defensa, y Rahm Emanuel, jefe de gabinete de Obama y luego alcalde de Chicago, para varios cargos que podrían incluir representante comercial de la nación.

Los más llamativos

Hasta este momento, la elección más significativa es la de John Kerry, el exsecretario de Estado y aspirante a la Casa Blanca, quien será el enviado presidencial para el clima, una señal de la alta prioridad que Biden dará al medio ambiente a medida que la temperatura del planeta suba.

De hecho, tras el anuncio, Kerry afirmó que el acuerdo del clima firmado en 2015 en París “no es suficiente” y llamó a todos los países a que en la cita en Glasgow, de 2021, “aumenten sus ambiciones”.

A diferencia de Trump e incluso de Obama, Biden no ha seleccionado a nadie que parezca tener aspiraciones presidenciales, contrario a las expectativas de que el presidente electo utilizaría el gabinete para preparar a futuros aspirantes.

Hasta ahora, Biden ha optado por no recurrir a nadie particularmente querido por el ala izquierda del Partido Demócrata, pero el rechazo de los progresistas ha sido limitado. Varios activistas notaron con consternación que Blinken, conocido por su defensa de los derechos humanos, apoyó la intervención en Siria, y han expresado sospechas de que él y Flournoy fundaron una empresa de consultoría para clientes extranjeros tras la administración de Obama.

El equipo entrante parece estar muy consciente de las preocupaciones.

El representante Ro Khanna, asociado de Bernie Sanders y voz líder en política exterior de la izquierda del Partido Demócrata, expresó su apoyo a Blinken, diciendo que “siempre ha estado abierto a involucrar a los progresistas” y comparte su oposición a la devastadora ofensiva liderada por Arabia Saudita en Yemen.

Biden dijo que Yellen, con su vasta experiencia pero también su prioridad en ayudar a los trabajadores, fue elegida con la expectativa de que disfrutaría del apoyo de todo el partido, lo que implícitamente extrajo lecciones después de que los dos secretarios del Tesoro de Obama enfrentaron acaloradas críticas de la izquierda.

Las opciones también reflejan la realidad de que los nominados deben obtener la confirmación en el Senado, donde los republicanos contarán con la mayoría a no ser que los demócratas ganen dos elecciones de segunda vuelta en Georgia en enero.

Biden está cumpliendo su promesa de hacer un gabinete más diverso, un punto de quiebre con Trump, quien apuntó más hombres blancos que cualquier otro presidente en décadas.

Mayorkas, quien nació en Cuba, sería el primer inmigrante a cargo del Departamento de Seguridad Nacional.

Yellen y Haines serán las primeras mujeres en sus puestos, al igual que Flournoy si es seleccionada para el Pentágono.

Linda Thomas-Greenfield, una exdiplomática de carrera afroamericana, fue nombrada para ser la representante de Estados Unidos en Naciones Unidas.

También se especula que Biden revivirá una tradición y nombrará al menos a un miembro del gabinete del partido rival, con la esperanza de señalar la unidad después del mandato divisivo de Trump.